Siempre soy positiva y ahora también, estoy segura que hay un trabajo para mí

Os voy a contar mi historia, hace un año un virus maldito nos dejó sin vida, y a mi después de días de mucho esfuerzo y más esfuerzo, al final también me dejó sin trabajo. Sé que a muchos os paso lo mismo, que todos tratamos de buscar uno donde ganemos dinero para vivir y cumplir nuestros sueños. Y todos lo vamos acabar consiguiendo, vosotros también.

Yo me reinventé, me atreví hacer algo que tenía en la cabeza y que siempre lo dejaba para después, algo que aprendí con este bicho malo es no dejar nada para luego, pues como no me gusta estar quieta soy de culo inquieto, me abrí un blog donde cuento lo que me apetece, lo que se me pasa por la cabeza y me hice cursos para presentar en la tele, siempre me gustó la comunicación, contar historias, y hablarle a la gente. Por eso dediqué parte de mi vida a hacerlo, fui esa cajera que os atendía en el supermercado cuando veníais a comprar, y os metía las cosas en la bolsa, y esa promotora que os contaba cómo hacer un café, o os daba a probar un producto, fui esa dependienta que trataba de vender y ayudar en todo lo que podía, siempre con una sonrisa, eso si no le tengo miedo a nada y siempre fui aventurera, me faltó estabilidad seguro que a muchos de vosotros también.

Empecé trabajando muy lejos de la ciudad donde vivo seguro que la conocéis La Coruña se llama, se me ocurrió irme a Canarias, a experimentar, a vivir una vida distinta, no salió bien, pero os digo una cosa lo volvería hacer con los ojos cerrados, disfruté como la niña que era, y eso me lo llevo para siempre.

Me gusta hablar con la gente, comunicar, como os decía antes, y por eso decidí dedicarme a ello, llevo más de veinte años, y lo volvería hacer, hay gente seguro que como alguno de vosotros que os gusta más estar en una oficina, en un despacho, pero yo amo comunicar. Trabajé en mil sitios, bueno mil es exagerado, pero muchos si, promotora, como os contaba antes cajera, dependienta, y ahora en el paro, un coñazo pensareis. Pero luchando cada día y eso sí haciendo formación autodidacta de social media, otra cosa que me apasiona las redes sociales, veis al final comunicar, si es que todo está unido.

Seguro que hay algo que de niños y no tan niños quisisteis hacer y al final no pudisteis o si, no se estudiar medicina, ser abogado, enfermero…pues yo siempre quise ser periodista deportiva, me chifla el futbol, y cuando más lo veo y más escucho a narradores en la tele y radio más me gusta. Pero no tuve la oportunidad, mis padres no tenían dinero para mandarme a Madrid que era el único sitio donde lo había y claro las becas eran complicadas, aun así algún día, aunque tenga muchos años cumpliré mi sueño.

Como decía el lema de las Pipas Facundo, pero con mi toque personal “No quiero dejar este mundo sin haber estudiado periodismo deportivo”

Siempre soy positiva y ahora también, estoy segura que hay un trabajo para mí. Sé que lo voy a conseguir.

Como dice Steve Jobs “Somos capaces de lo que queramos”

Patricia Rey Mouriño, Dependienta-Auxiliar Administrativo-Blogger

51 días después….

Os voy a contar una historia…

Fue indescriptible lo que se puede llegar a sentir en un momento así,tantos días,tantas horas,tantos minutos,sin poder ver salvo una parte de su zona de convivencia habitual, veías algún vecino, al personal del supermercado, a la frutera, al de la tienda de comestibles, y mirabas por la ventana cuando sonaba alguna sirena de la policía local o protección civil porque felicitaban a un niño/a que estaba de cumpleaños, y pocos más sonidos que los de las gaviotas, algún coche por no decir ninguno, los pájaros, hasta se oía el sonido de los productos del supermercado pasando por el escáner, parecía la calle y  la ciudad fantasma…es como si todo hubiera desaparecido…

Después de 51 días encerrados, el sábado pasado podíamos bajar una hora a pasear, a correr o caminar a un kilómetro de nuestro domicilio. Seguro que todos y todas habéis visto durante estos días como estaban las calles. Llenas de vida, de alegría, de gente. Volvían a ser esas calles que prácticamente se habían borrado de nuestra memoria.

IMG_20200502_201032

Yo decidí ir hacia el mar, ese mar que echaba de menos oler, ver y sentir. Tuve una sensación muy rara, era como si hiciese años que no voy a la misma playa por la que hace 51 días caminaba. Es curioso lo que hace en la mente de las personas estar tanto tiempo sin pasar por un lugar.

Al día siguiente cambié de ruta y aunque ver las tiendas cerradas, donde antes entraba y salía gente continuamente, mí heladería favorita La Italiana que volverá abrir después de todo esto, y volveremos a disfrutar de sus helados artesanos que están tan ricos.

Ojalá más pronto que tarde exista una vacuna, medicamento que nos libre de este maldito virus, y que todo vuelva a ser como antes o al menos se parezca.

Y GRACIAS A TODOS Y TODAS los que habéis hecho posible que todo esto lo fuera menos duro de lo que es y aún será pero sobre todo a vosotros y vosotras los sanitarios que habéis sido nuestros mayores héroes en todo esto. Y a los que cuidan de nuestros mayores también que sé lo que es  que a mi abuela en su momento, la cuidabais muy bien.

La mejor sensación sin duda fue  volver a sentir la LIBERTAD, no tiene precio.