El Depor es mi vida,Riazor mi hogar

Después de todo lo que he vivido el sábado,junto para mí con el primer descenso después de 25 años en la élite del fútbol español,fue uno de los peores días que viví como deportivista,sin olvidarme de liga de aquel penalti,pero ahí hubo revancha con la Copa del rey y allá por el 2000 con la Liga que el Fútbol nos debía. Pero lo de este fin de semana fue muy duro,muy duro para todos,para mi que llevo al Depor en el alma,que el camino a mi estadio es el más bonito del mundo,lleno de gente de todas las edades con una camiseta blanquiazul y un escudo. Un Riazor lleno donde no cabía nadie más,todo para que fuera una tarde feliz, que todos recordáramos el 11 de junio del 2022 como un día de fiesta incluido en la historia,en cambio no sucedió como todos esperábamos.

LLegue a Riazor a las cuatro y media de la tarde,no podía con los nervios,fue como el día de la Liga,el del Málaga o Mallorca,está vez pensé que podía ser,que ya estaba bien de tanto sufrir y que había que salir de esta categoría como fuera,que llevábamos años comiéndonos todo lo malo y ya era de empezar a disfrutar de lo bueno. Con el gol de Soriano,salté de alegria,me abracé a quien no conocía de nada,pero los deportivistas nos abrazamos en las alegrías y en las tristezas,porque los colores y los sentimientos compartidos solo los entendemos entre nosotros. Ser del Depor es único, es especial,es compartir todo viajes,previas,reuniones,horas y horas de autobús, crear amistades y vínculos que otras aficiones no entenderán jamás. Recuerdo viajes como Guadalajara,Miranda de Ebro,Bilbao,Sevilla,Soria,Madrid,Granada,en cada lugar había un deportivista que no vivía en La Coruña pero que había elegido ser del Depor,por que seguramente alguien en su familia se lo enseño,lo llevo un día a Riazor y se engancho,porque engancha os lo digo yo.

Siempre estuvimos con el equipo, y ahora no iba a ser menos,todos con la blanquiazul a nuestro templo,como le llamamos entre nosotros,todos juntos hemos conseguido tantas cosas que está también. Al final como dije antes no pudo ser y las lágrimas volvieron a recorrer cada una de las caras blanquiazules,porque el dolor en el corazón volvió,porque otra vez te vienen a la cabeza recuerdos de otras noches y tardes,dices y te preguntas porque otra vez el Depor,porque esta vez no podía ser diferente,no sé que pudo suceder,pero no le voy a echar la culpa a nadie. Somos el Depor y estaremos en las buenas y en las malas. Jamás vamos a dejar al equipo solo,jamás vamos abandonar a un escudo y a una camiseta que llevamos tatuadas en el alma,porque ser del Depor se siente ,es un sentimiento que no se puede parar,que siempre esta ahí y siempre estará,como dice la canción desde la cuna hasta el cajón.

Ahora quiero mi carnet,para seguir alentando,apoyando y empezar de cero,pero siempre contigo,el Depor es mi vida y Riazor mi hogar. Y eso no lo cambia absolutamente nadie, ni lo cambio por nada.

No hay nada más bonito en esta vida que ser del DEPOR.